Preparador físico: ¿cómo te puede ayudar?


Un preparador físico es una persona cualificada y preparada para preparar a un deportista y que consiga el 100% de sus objetivos. Como cada deportista tiene sus necesidades y cualidades, el preparador físico debe conocer perfectamente al deportista para que los entrenamientos sean personalizados.

Cuando se trata del preparador físico de un equipo deportivo, la labor a desarrollar es más compleja. Supone el seguimiento diario del proceso global de entrenamiento. Debe atender a las cargas físicas y también a las técnico-tácticas. Tiene que disponer de planes de entrenamiento alternativos y programas individualizados.

Alberto Rodero, preparador físico en Salamanca

Funciones de un preparador físico personal

  1. Elaboración de un programa de ejercicios personalizados. El preparador físico estudia la condición física y los objetivos que se pretenden, para realizar una programación de entrenamientos a la medida.
  2. Supervisión de la correcta ejecución de los ejercicios propuestos. De esta manera se reduce el riesgo de lesiones.
  3. Motivar a la persona que sigue sus indicaciones.
  4. Mejorar el rendimiento deportivo.
  5. Evitar la monotonía en los entrenamientos.

Funciones que desempeña el preparador físico de un equipo

El preparador físico de un equipo es un soporte fundamental para el entrenador. Le proporciona información precisa del estado de forma individual de cada jugador. Además, es una pieza importante dentro de un club deportivo, ya que aunque se cambie de entrenador, el estado físico de los jugadores se debe mantener como un activo.

Estas son las funciones que cubre el preparador físico de un equipo:

  1. Planificar y llevar a cabo los programas de entrenamiento. En función de las competiciones, realizará una programación dirigida a la consecución de un rendimiento físico óptimo de los jugadores. El preparador físico es el responsable de la condición física de todos los jugadores. Debe tener en cuenta los siguientes aspectos:
    • Planificación de la pretemporada.
    • Desarrollo de las sesiones de preparación física durante la temporada.
    • Sesiones de recuperación después de los partidos.
    • Sesiones personalizadas para los jugadores que participen menos tiempo en los partidos.
    • Control del rendimiento físico durante los partidos.
    • Sesiones personalizadas para la mejora de algún aspecto individual.
  2. Recuperación de lesiones. El entrenador físico debe coordinar este apartado con el médico que haya tratado al jugador. Se trabajará en la recuperación rápida para retomar el ritmo normal de entrenamiento y competición.
  3. Análisis del desempeño de cada jugador en los partidos.
  4. Valoración física de jugadores en captaciones.
preparador físico equipo rugby Salamanca

Alberto Rodero (a la derecha), preparador físico del equipo de rugby de Salamanca.

Características de un buen preparador físico

  • Debe ser capaz de comunicar de una forma concisa y comprensible las indicaciones al entrenado. Es similar al caso de los médicos. No se puede perder en explicaciones técnicas y complejas.
  • Necesita una vocación clara. Si un preparador físico no siente pasión por lo que hace, no será capaz de recibir la confianza de las personas a las que entrene.
  • Un preparador deportivo debe renovarse y actualizarse de forma continua. Tiene que estar al tanto de las nuevas tendencias en su profesión.
  • Un entrenador personal es también un psicólogo. Es necesario que entienda a la persona que está entrenando.
  • Debe disponer de una elevada capacidad para motivar. Un deportista puede tener una buena forma física, pero si no está debidamente motivado, su rendimiento será escaso. Como cada deportista es único, el preparador físico tiene que adaptar la motivación a cada caso.

Si te ha gustado el artículo, te puede interesar este tema: “La forma física en el golf“.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *