Profesor de tenis: cualidades de un tenista


Un profesor de tenis debe saber cómo conseguir lo máximo de sus alumnos. Tanto desde el punto de vista técnico, como el físico y el mental.

Vamos a analizar las cualidades físicas y mentales que hay que desarrollar en el tenis.

Profesor de tenis: Cualidades físicas de un tenista

Fuerza

La fuerza en las piernas es necesaria para desplazarse de forma rápida por la pista. En los miembros superiores, la fuerza se necesita para golpear con potencia a la pelota.

La fuerza hay que mantenerla durante un tiempo prolongado, hasta cuatro horas. Por tanto, hay que añadir una resistencia considerable.

Velocidad

La práctica del tenis exige una enorme cantidad de aceleraciones, arrancadas y cambios de dirección. La fase más dura consiste en romper la inercia. El tenista debe arrancar, frenar y cambiar de dirección. Y todas estas acciones se ejecutan a la mayor velocidad posible.

Resistencia

Las características del tenis exigen una buena resistencia aeróbica. Es necesario disponer de una óptima capacidad del sistema respiratorio y cardiovascular. De esta manera,  el aporte de oxígeno y nutrientes al sistema muscular será el más adecuado.

Flexibilidad articular

Un tenista necesita una gran flexibilidad en las articulaciones. Además es importante disponer de elasticidad muscular para la realización de los movimientos.

Coordinación

El jugador de tenis recibe una gran cantidad de información de lo que está ocurriendo en la pista. Necesita coordinar esta información con la orientación y la capacidad de equilibrio.

Una vez procesada la información, tomará las decisiones necesarias para ejecutar los movimientos en el menor tiempo posible.

El método de entrenamiento Super Body Super Brain, está especialmente indicado para mejorar el equilibrio y la coordinación. ¿Quieres conocerlo? Aquí tienes más información: Superbody, Super Brain.

Profesor de Tenis - Alberto Rodero - RODERISMO

Alberto Rodero – Profesor de tenis

Profesor de tenis: Cualidades mentales de un tenista ganador

Motivación alta

El grado de sacrificio que exige el tenis, para conseguir un buen nivel de juego, lleva aparejado un alto nivel de motivación.

El objetivo se debe centrar más en mejorar el rendimiento que en la consecución de victorias.

Grado elevado de concentración

Es primordial que el tenista sea capaz de no distraerse y centrarse en la próxima jugada. Debe olvidar cuanto antes los fallos cometidos para que no le afecten en el desarrollo posterior del partido.

Control de las emociones

Durante un partido de tenis, los jugadores sufren situaciones de nerviosismo, miedo al adversario, inquietud, preocupación por el cansancio, tensión muscular, pérdida de flexibilidad…

El entrenador o profesor de tenis debe ser capaz de enseñar a transformar estas emociones en energía positiva.

Capacidad de esfuerzo

Un tenista suele pasar por momentos complicados en todos los partidos. Debe poseer capacidad de lucha y sacrificio para superar las dificultades. No hay que dar por perdida ninguna bola, porque el rival puede fallar en cualquier momento.

Autoconfianza

El jugador de tenis necesita tener una gran seguridad en sí mismo. Si no cree en sus posibilidades, no conseguirá los objetivos. El ego deportivo se refuerza con pensamientos positivos.

Facilidad para la visualización

Esta capacidad permite representar mentalmente una táctica, un golpe o una jugada. Una vez que tiene visualizada la jugada a realizar, la ejecuta.

Capacidad de aprendizaje

La humildad es esencial en el tenis. Todos los jugadores tienen algo que aprender siempre. Existe margen para la mejora en aspectos tácticos, técnicos, físicos y psicológicos.

Esta capacidad de aprendizaje es necesaria para adaptarse a los distintos tipos de pista en los que el jugador no es especialista.

Capacidad de adaptación

El juego pasa por muchas fases y los tenistas tienen que ser capaces de adecuar sus capacidades a las condiciones.

Optimismo

Los buenos jugadores disfrutan en la competición. Aunque se trate de un partido entre amigos. Compiten con diversión y optimismo. Aceptan los desafíos y están dispuestos a luchar con ganas.

Automatismo

Cuando se alcanza un buen nivel de juego, todo está bajo control. Los movimientos surgen de forma automática, sin necesidad de pensar en lo que hay que hacer en cada momento. Para conseguir este grado de automatismo, es necesario un nivel de concentración muy alto.

 

Las cualidades físicas y mentales de un tenista se pueden entrenar. Muchas veces no se entrenan las cualidades psicológicas porque se piensa que son innatas. Pero es un error. Un entrenador o profesor de tenis debe prestar atención a todos los aspectos que intervienen en el juego.

Si quieres más información sobre clases de tenis, ponte en contacto conmigo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *