Funciones de un entrenador personal


La actividad de un entrenador personal, o personal trainer, se desarrolla en dos direcciones complementarias: la preparación física y la motivación. Para realizar una actividad física de cierta intensidad hay que estar motivado. ¿Sabes cuáles son las funciones de un entrenador personal?

Las funciones de un entrenador personal

1- Estudio de la condición física de la persona a la que va a entrenar.

2- Diseño personalizado de las rutinas de entrenamiento.

3- Realizar un control riguroso de los progresos de cada persona que entrena.

4- Establecer unos objetivos físicos realistas.

5- Con la ayuda de un nutricionista o dietista, puede dar consejos sobre la dieta que se ajuste a los objetivos que se pretenden.

6- Optimizar el uso del tiempo de cada entrenamiento. No hay que olvidar la inclusión de rutinas de estiramiento.

7- Prevenir las posibles lesiones. No se trata de forzar la máquina, sino de realizar una actividad física de una forma segura.

8- Animar y motivar a los clientes para que consigan sus objetivos.

9- Estar disponible para cualquier duda.

La motivación del entrenador personal

En el apartado de la motivación, hay que tener en cuenta que los beneficios del ejercicio físico solo se consiguen con constancia. El principal problema de las personas que quieren mejorar su condición física es la falta de constancia.

La labor del entrenador personal debe extenderse para conseguir que la persona a la que entrena adquiera unos hábitos saludables. Dentro de los hábitos más recomendables para mejorar la condición física, hay que prestar especial atención a los hábitos alimenticios.

Además de aprovechar las sesiones de entrenamiento, hay que interiorizar determinados cambios en los hábitos de vida. Es importante cambiar las costumbres hacia un modo de vida más activo: caminar más, subir escaleras, hacer alguna práctica deportiva que nos resulte divertida (pádel, montar en bicicleta…)

La condición física de cualquier persona dará un cambio espectacular si se juntan las tres variables: entrenamiento personal, modificación de la dieta y desarrollo de un modo de vida más activo.

Conclusión

Las funciones de un entrenador personal se pueden enfocar más allá de los entrenamientos. Es importante que consiga trasladar a sus clientes la necesidad de implantar unos hábitos de vida saludables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.